Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

lunes, 13 de diciembre de 2010

Alicia en el Pais de las Maravillas {cuento}





Alicia en el Pais de las Maravillas


Una hermosa tarde de verano,la rubia
Alicia y su hermana mayor, Ana,pasea-
ban por el campo.
Luego,la mayor empezó a leer en voz
alta,bajo los árboles.
Alicia, somnolienta, vio a un conejo
blanco, vestido estrafalariamente, que
decía:

¡Ah, caramba! ¡Llegaré tarde! la niña
cometió el error de correr tras el ani-
malito y….viendo que Conejo Blanco
se metía por el huevo de un árbol,
atolondradamente, fue tras él.¿Le sería
tan fácil salir?

bajando siempre,la asustada niña se en-
contró en un pozo muy profundo.
El Conejo, por algún lado, seguía diciendo
que iba a llegar tarde.

Por fin,su viaje concluyó en una sala reple-
ta de mesitas con majares. Probó de algunos
y luego descubrió una llavecita sobre una
mesa de cristal. La tomó,mirando a todas
partes, pero le costó divisar una puerta.
Con aire de penetrar en un misterio, la
probó. Y se dijo:

¡Menos mal! Es la llave que necesitaba.
¡Qué aventura!
En efecto, era la llave que le iba. Pero detrás...
sólo había un pasadizo tan estrecho por el que
no cabía. Entonces descubrió una botella en
cuya etiqueta decía "BEBEME". Lo hizo y
empezó a achicarse y achicarse, hasta que
le fue posible pasar y llegar a una coquetona
salita de muebles diminutos. Pero, viéndose tan
pequeña, a su vez, eso no la consoló.
A la vista de una especie de tortita, decidió
probarla. Y entonces empezó a crecer y crecer…

Me estoy alargando como un telescopio - se dijo.
Verse de gigante le produjo un ataque de llanto.
Tantas lágrimas derramó, que la sala empezó a
inundarse. Entonces se le ocurrió beber nueva-
mente de la botella y al instante empezó a enco-
ger. Tanto que la tortita se le convirtió en una
montaña.
¡Se había hecho del tamaño de una nuez..!
De repente cayó y creía haber caído en el mar.
Mas no, se trataba de sus propias lágrimas.
Para no ahogarse, saltó a la barquita de papel
de la torta y, navegando siempre, fue a parar
a un lago,cuyos amenazadores ocupantes ocu-
pantes empezaron a burlarse de ella.

¿Podrían decirme el modo de salir de esta charco?
-preguntó a los personajes.
Todos se burlaban de ella, pero no respondían.
Y el Pájaro Bobo reía más que ninguno.
Al fin,por sus propios medios, pudo llegar a la
orilla, donde vio un gusanito. Este le  explicó que
el hongo sobre el cual se hallaba  hacía crecer,
comiendo por uno de sus lados; y mermar por
el otro. Así consiguió Alicia recuperar  su tamaño.
Luego vio una mesa bien servida... pero con extraños
comensales. El Conejo Blanco la invitó a sentarse y
la hambrienta niña participó del banquete, mientras
pensaba que todos estaban locos.
Después se marchó, no sin antes despedirse de
Gusanito, que tan amable había sido.
Entonces vio llegar a un ejército de cartas de baraja
con cabezas,brazos y piernas. Algunos de ellos empe-
zaron a pintar de rojo las rosas blancas y le explicaron:

Hemos cortado las rojas,favoritas de la Reina y nos
cortará la cabeza si no las encuentra.
-Debe ser mala Reina- dijo Alicia.
En esto, gritando, apareció la Reina de la Baraja, que
exigió: ¡Que le corten la cabeza a la intrusa!

¡Detenedla!

Para evitarlo, Alicia sopló y los soldados-carta fueron
por los suelos.
Luego dijo:
Mi condicion es superior a la vuestra, porque soy humana.
Entonces llegó el Conejo Blanco con otros animales y
todos, con los soldados, se lanzaron sobre la niña esgri-
miendo bastos y espadas. Alicia acabó siendo hecha
prisionera y llevarla ante el tribunal presidido por la Reina.
Quiso escapar y... ¡La que se armó!

Los objetos más extraños caían sobre su cabeza.
Entonces sí, ella empezó a chillar. Y de pronto, la voz de
mamá dijo:
¿Qué te ocurre, Alicia?
La niña, frotándose los ojos, se incorporó en su cama.
¡Qué alivio! ¡Sólo había sido una pesadilla...!


Cuento adaptado por
Biblioteca Virtual Hispanica