Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL DR DEL ALCAZAR ESTA IGUAL


El Dr. Ash está un poco loco
Gabriel Peveroni (Uruguay)
Un solo click. El último antes de irme de la oficina. La línea azul dice que ingresa un mensaje. Uno solo. Un único mensaje electrónico. Y para peor, sin remitente conocido. La tentación puede más. Sin peligro de archivos adjuntos con virus, lo abro. En el cuerpo del mensaje, firmado por un tal Dr. Danny, se lee una solicitud formal, tan impersonal como curiosa, de colaborar en la tarea de recolectar historias sobre amores virtuales.
El extraño Dr. Danny prepara, según indica la carta de presentación con el sello de una universidad que desconozco, un trabajo de tesis, Le con testo que no, que nunca me había pasado, que apenas si utilizo el correo electrónico para escribirme con amigos y por razones laborales, que mi experiencia en verdad no le serviría para nada. Envío mi pronta respuesta. Espero por si el extraño está conectado. Otro click. Nada. Espero otro click y la línea azul avisa de un nuevo mensaje. Otra vez el remitente dice Dr. Danny, aunque en su segunda aparición sin sellos ni formalidades
Danny insiste en que le confíe alguna historia. En sus palabras noto que se divierte en su tarea de pirata, de buscador de historias. Es un coleccionísta. Padece una patología similar a la mía. Así que me dejo llevar.

Danny no tenía rostro para Ash. Ash no tenía rostro para Danny. Desconocían en qué ciudad vivían cada uno y sus edades, tales fueron las reglas de su relación, pero Ash logró inmiscuirse en el oscuro y paciente trabajo de Danny. Fue así que el confesionario que había abierto Danny a través de sus múltiples amigas y amigos cibernautas comenzó a ser confiado, de segunda mano, a Ash. Pero a Ash todavía le faltaba algo.

Me sentí un verdadero espía, vigilando de muy cerca la transformación que tuvo Danny durante el par de meses en que duró nuestra profusa correspondencia. Día tras día me mantenía informado de sus nuevos confidentes y de qué manera se iba involucrando con ellos. No tardó en darme cuenta que Danny era débil, que no podía manejar la distancia necesaria para su investigación, por lo que se enredaba con cada una de sus fuentes de información. Mi tarea era alentarlo, en cada caso, a llegar al fondo de cada historia.
Lo que en un principio eran simples historias de una chica enamorada de un chico que no conocía, se fueron transformando, gracias a mis consejos, en tortuosas relaciones múltiples que el propio Danny vivía con excitación. Muy pronto él me comenzó a contar de sus culpas, de la depresión que estaba viviendo, de que se sentía un estafador y de que le asustaba el no saber cómo poner fin a tantas historias que comenzaban a dolerle.

Danny no tenía rostro para Ash, pero se lo imaginó en una lujosa oficina, vestido con ropa Armani y utilizando los ratos libres de su trabajo para tocarse con sus amantes virtuales. Ash tampoco tenía rostro para Danny, pero creyó esa torpe descripción en la que Ash dijo ser un obseso consumidor de heavy metal y por lo tanto adorador del cuero, las motos y los pelos bien largos. Pero Ash era más bien reservado, sólo le bastaba con tomar opinión sobre algunas historias y alentar a Danny en su trabajo de tesis.

Coleccioné las decenas de correos que me envió Danny y pronto también empecé a vivir esas historias como si fueran mías. Seguí con ansiedad su rollo erótico con Carmen, una bogotana que le escribía dos o tres veces por día. También el triángulo en que se metió cuando sedujo a una limeña de nombre Inés que a su vez estaba enamorada de un chileno que conoció en una sala de chat. Y envidié su esfuerzo por conquistar a Lucía, una madrileña lesbiana a la que supongo le cayó simpática la curiosidad académica. Además de esas historias, llamémosle principales, Danny tenía una decena de historias secundarias de interés, bastante más que esas tonterías tipo telenovela venezolana en las que dos desconocidos se enamoran y siguen desesperados hasta el happy end, o sea el casamiento. Una de las que más me impactó fue la del relato de las relaciones en tiempo real de un mexicano apodado Danger Wolf, que era fanático del netmeeting. En su
primera incursión, según Wolf le contó a Danny, se encontró con una adolescente italiana de dieciséis, y pese a la incomunicación y confusión lingüística, terminaron desnudos y masturbándose mientras se veían por los monitores y se escribían con torpeza. Eso era verdadero cibersexo, aunque a mí me parecían opciones obscenas para mentes faltas de imaginación. Se lo comenté a Danny, y fue ese mismo día que le sugerí que se hiciera pasar por mujer abriendo otra casilla.

Danny no tenía rostro para Ash, menos ahora que la ropa Armani que había imaginado estaba manchada del rouge de su otro personaje, al que bautizó Lisa. Lisa no tenía rostro para Ash, y menos sabían Danny y Lisa de ese metalero amante del cine bizarro que es les hacía de confidentes. Pronto los enredos sentimentales de Danny pasaron a segundo plano, y los amantes de Lisa comenzaron a brotar también en el monitor de Ash.

No pasó demasiado tiempo de la aparición de Lisa, que dejé a Danny. Ya no me eran particularmente atractivas sus historias y me aburrían sus culpas por el hecho de coquetear con chicos haciéndose pasar por mujer investigadora. Eso sí, no lo abandoné sin antes conocer la rapidez con que Danny-Lisa se enganchó con un argentino llamado Luis, un ecuatoriano de nombre Lucas y un par de españoles. Esos cuatro fueron los amantes principales de Lisa. Antes de despedirme para siempre le pasé otra dirección, la de un supuesto amigo al que le vendría bien aparición de Lisa en su vida.
Así fue que el primer mensaje que recibí de Lisa lo contesté al otro día, y pronto se inició una ardiente relación por e-mail que duró unas dos semanas. Mi nuevo nombre fue Tomás. Realmente era difícil advertir que detrás de Lisa estaba Danny, aunque lo supiera, y me impactó la manera en que me fue envolviendo en su atrevida histeria de seducción. La espera por los mensajes de ella me generaban cada día mayor ansiedad. Una tarde, hace apenas dos días, llegó un mensaje desesperado, dirigido a Tomás.
«No sé cómo empezar esta carta, pero me decidí a hacerlo porque no me gusta seguir mintiendo. No soy una mentirosa, eso creo, pero me vi envuelta en estas últimas semanas en una avalancha de deseos y excitaciones que no pararon hasta que me enfermé hace unos días... Por eso decidí que debía enfrentarme a ustedes, es que los quiero, los deseo, a cada uno a su manera. A todos les estoy escribiendo la misma carta. Si quieren, olvídenme, me lo merezco, soy una tonta y una estúpida por dejarme llevar... No puedo seguir así, mintiéndome y mintiéndoles.., Estoy deprimida y mucho... Soy débil, como ustedes. Besos. Lisa.»

Danny no tenía rostro para Ash, quien en realidad deseaba el rostro travestido de Lisa, Ash tampoco tenía rostro para Lisa, porgue ella se había imaginado a alguien que se llamaba Tomás. Pero Tomás reapareció y le contó avergonzado a Lisa que en verdad era Ash, y que lo perdonara, que sólo estaba jugando y que era él peor farsante. Le dijo también que se sentía una mierda. A las pocas horas, un nuevo mensaje volvió a sacudir a Ash. Era de Lisa, que decía que ella se sentía muy torturada, porque se había enamorado de Ash -cuando juntaba información haciéndose pasar por Danny y divertida de coquetear con chicas-, y que también se había enamorado de Tomás. Y que ya nadie le creería nada. Por cierto, Ash se volvió un poco loco.

Hoy se cumplen dos meses del primer mensaje que recibí de Dr. Danny, y apenas fue ayer que recibí la carta en que Lisa me dice que es Danny el que no existe. Después de meditarlo un rato, decidí borrar todos los mensajes que guardaba celosamente de mi correspondencia con Danny y con Lisa. Ya no existe Tomás. Tampoco Ash. Luego, mecánicamente, abriré otra maldita casilla de correo.

Gabriel Peveroni (Uruguay)
Breve reseña sobre su obra
Escritor, dramaturgo y periodista cultural uruguayo nacido en Montevideo en 1969. Actualmente trabaja como corresponsal de las revistas Rolling Stone y Zona de Obras y forma parte del equipo de produccion de TV Ciudad de Montevideo.
Publicó las novelas: La cura (1997), El exilio según Nicolás (2004) y Tobogán blanco (2009) y los poemarios Princesa deseada (1991), Poemas religiosos (1993), El bordado eterno (1995) y mc morphine (2006), este último un largo poema dramático en tributo al poeta modernista Roberto de las Carreras.

El Dr. Ash está un poco loco aparece recopilado en Pequeñas resistencias 3, editado por Páginas de Espuma.