Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

lunes, 12 de diciembre de 2011

El reencuentro


Rosa Montero (España)
Iba mirando el periódico que acababa de comprar y por eso no advirtió su
presencia hasta que casi chocó contra ella.
-Perdone -dijo él, aún distraído y manoteando torpemente el diario.
-Vaya, pero si eres tú -dijo ella.
Tomás alzó la vista. Rosario estaba frente a él, con gesto sorprendido,
sonriente. Tenía exactamente el mismo aspecto de siempre: Tomás incluso creyó
reconocer la chaqueta de mezclilla que llevaba. Qué bárbaro, cinco años sin
verse y vestía la misma chaqueta que antes. Con lo mucho que se cambiaba de ropa
por entonces y la cantidad de dinero que se gastaba en trapos.
-Pues sí, soy yo.
Se quedaron unos instantes sin saber qué decirse.
-Estás igual -dijo él.
-Tú también -dijo ella. Tomás se pasó disimuladamente una mano por el pelo,
mucho más ralo que antes, y metió tripa.
-Acabo de llegar -explicaba Rosario-. Hace un par de días. Y ya no me voy más.
Se acabó la aventura americana.
Era verdad, sí. Ahora Tomás recordaba vagamente que Rosario le había escrito que
pensaba regresar a Madrid. Pero eso había sido muchos meses atrás.
-Te debo carta, por cierto -recordó de pronto Tomás, sintiéndose culpable.
-No te preocupes: ahora ya me podrás decir las cosas cara a cara. O por
teléfono.
Rieron los dos, Rosario enseñando sus dientecitos pequeños y parejos, como de
niña. Una mujer tan estupenda, Rosario. Pero ¿qué cosas? ¿Qué cosas podría
decirle? ¿De qué podría hablarle? Ni por carta, ni por teléfono, ni cara a cara:
no se le ocurría nada que contarle a esa mujer estupenda con la que había vivido
cuatro años.
-¿Qué tal te va la vida? -preguntó ella.
-Bien. Bueno... Sí, bien. ¿Y a ti? -titubeó él.
-Muy bien. Ya ves. En pleno cambio.
Y, sin embargo, los primeros seis meses de su relación habían sido un incendio.
No en el terreno de la complicidad verbal: ahí nunca brillaron. Los dos eran
demasiado introvertidos, demasiado pasivos, demasiado callados. Debió de ser por
eso por lo que fracasó la relación, años después. Pero al principio, en los
primeros tiempos: al principio la piel echaba chispas, el silencio del otro era
un enigma que avivaba el deseo y por las venas corría lava en vez de sangre.
Tomás nunca había mantenido una relación sexual tan descomunal y tan febril como
con Rosario. Cuando se encerraban el uno con el otro estallaban cohetes, se
calcinaban las estrellas, el mundo era un perpetuo redoble de tambor. Se
bastaban. No necesitaban nada más. Era la apoteosis de los cuerpos.
-¿Sigues teniendo el mismo piso que antes?
-Sí. Y tú, ¿dónde vas a vivir?
-Oh, ahora, de momento, estoy en casa de mi hermana, pero me estoy buscando un
apartamento. Quiero comprar algo.
Era la misma, exactamente la misma mujer que le volvió loco tiempo atrás, pero
algo se había roto definitivamente. Al sutil mecanismo de la pasión le faltaba
una pieza. Era como un reloj estropeado: si no marca la hora, se convierte en
materia desordenada y absurda, en tuercas, cristales, ruedecillas inútiles. El
reloj pierde su sustancia y ni siquiera es. Del mismo modo, los dientecitos de
Rosario, antes irresistibles, un sortilegio de dulces mordeduras, eran hoy unos
dientes vulgares, ajenos, inanimados. Años atrás no hubiera podido estar tan
cerca de ella sin temblar y hoy estaba deseando marcharse.
-¿Y tu madre?
-Muy bien. Con sus achaques de artritis, pero bien. ¿Y tus padres?
-Estupendos. Desde que se jubilaron se pasan el día viajando. Ahora están en
Alicante.
-Qué bien.
Coincidieron los dos, años atrás, en una esquina del tiempo y del espacio. Pero
después el mundo siguió girando y se perdieron. Y, sin embargo, ahora aún la
quería. Se querían mucho los dos, de eso estaba seguro: con un amor antiguo y
animal, con la costumbre de quien ha compartido infinidad de gripes y de
insomnios, con el mismo entrañamiento con que quieres a ese hermano con el que
nunca sabes de qué hablar.
-Bueno, Tomás, me voy a tener que ir -sonrió ella-. A ver si un día quedamos y
comemos.
A Rosario, la conocía bien, le pasaba lo mismo: estaba huyendo. Se miraron, se
sonrieron; y se abrazaron estrechamente, con el dulce recuerdo de los abrazos de
antaño. Que seas feliz, pensó Tomás; que seas muy feliz, deseó desde el fondo de
su corazón, con todas sus fuerzas. Y después se separaron los dos, muy
aliviados.