Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

lunes, 14 de mayo de 2012

Escuelas públicas en peligro de extinción


Escuelas públicas en peligro de extinción

Por:  14 de mayo de 2012
EscuelaRecortes
“La historia se repite”, decía el sábado a mediodía mi tía Eulàlia al otro lado del teléfono. Acababa de contarle que pasamos la mañana en la escuela, haciendo bricolaje. Varias familias acudimos a la llamada de la dirección: con tanto recorte, si hay una ventana a punto de caer sobre los niños, la Generalitat actúa, pero no en las pequeñas tareas de mantenimiento. Remiendos que sumados, son mucho: había que cambiar las redes de las porterías, pintar las líneas de la pista deportiva, repasar los bancos del patio, barnizar estanterías, pintar en las clases de parvulario, arreglos en el laboratorio, algo de carpintería…
Me decía mi tía lo de la repetición porque ella con sus propias manos también pintó la escuela (sí, la misma, 40 años después hemos vuelto al barrio) cuando un grupo de padres y maestros la creó a finales de los 60. Eran gente que no se conformaba con la escuela pública franquista, pero sí creía en la escuela de todos: laica, mixta y en catalán, de espíritu republicano. Escuelas que nacieron como cooperativas de padres y maestros. No se conformaban con la oferta que había, crearon una alternativa y se agruparon bajo el Col·lectiu d'Escoles per l'Escola Pública Catalana (CPEPC). También se pasaron la vida en la calle manifestándose, con nosotros a cuestas, para lo que acabaron consiguiendo: que estas escuelas, en los 80, se integraran en la red de la Generalitat.
Hoy, respecto a lo que han sido, están en peligro de extinción. Los recortes no solo se están cargando el mantenimiento. Se están cargando un modelo educativo que ha costado décadas levantar y de cuya calidad nos hemos beneficiado una generación entera. En Catalunya, la tijera del Gobierno de CiU nos ha dejado sin una hora de clase diaria (la que equiparaba las escuelas públicas a las concertadas) y ha recortado las horas de especialistas y profes de refuerzo (con la importancia que tienen para garantizar la cohesión social), además de los asistentes para niños con graves discapacidades que acuden a la escuela ordinaria. Ha reducido becas de comedor (hay zonas de Barcelona donde la única comida en condiciones que hacen los alumnos es la de mediodía en la escuela), subvenciones a las AMPAS (que muchas veces llegan donde no llega la escuela y la cohesionan), ha paralizado la construcción de centros que están en barracones, ha anunciado el cierre de 10 centros el próximo curso… En Barcelona, el consorcio de educación ha limitado hasta los metros de papel higiénico por niño y día. No es broma, lo expliqué yo misma hace unos meses en el diario.
La lista no acaba aquí. Es un desastre. Resulta que, ahora, si un profesor se pone enfermo, no se sustituye hasta pasada una semana. Que acaban siendo dos. Y mientras tanto, los niños (sean pequeños o mayores), se quedan en manos de quien buenamente pueda: el director si tiene un rato, la maestra de la clase de al lado que va echando un vistazo… Profesionales que acumulan tres recortes de sueldo que se suman a sucesivas congelaciones salariales. Cobran el 20% menos de lo que cobraban hace cinco años.
¿No se dan cuenta de las consecuencias que tendrá todo esto? Porque está claro que las tendrá. Entonces, a los responsables de la educación ¿les da igual? ¿O es que quienes nos gobiernan no son usuarios de lo público? ¿Juegan en otra liga? Si no, no me lo explico.
Si un año y medio de recortes de la Generalitat nos han encogido la educación, con los que anuncia el Gobierno de Mariano Rajoy no habrá quien cruce la puerta. Menos maestros y más horas para los que queden, ampliación de ratio de alumnos por aula…
El sábado por la tarde, tras el bricorecorte, salimos a la calle de nuevo: con los niños, los cochecitos, las pegatinas y las pancartas. Bueno salieron (la que escribe trabajaba), dentro del bloque de educación de la manifestación del primer aniversario del #15M. Igual. Igual que mis padres hacían cuando yo era pequeña. Lo dicho, la historia se repite.
---------------------------------------
La foto es de Tejederas. Se publica hoy en las páginas de Cataluña, una foto noticia a la que acompaña este texto, que escribe nuestra compañera Ana Pantaleoni: "Retratos gigantes para reivindicar una nueva escuela. Las caras de 56 niños de entre tres y seis años se exponen en la pared de la calle de Bailèn. Los niños miran sonrientes a los paseantes. Detrás, solo un descampado. Los miembros de la escuela L’Univers, en barracones en una plaza del distrito barcelonés de Gràcia desde hace tres años, reclaman que se ponga en marcha la construcción de la nueva escuela. Y entre las muchas acciones que llevan realizando, han optado por el arte. Inside-out,del artista francés JR, consiste en poner sobre la amplia pared los retratos gigantes de los niños. “Es una forma de reivindicar que la construcción del cole está encallada”, dice uno de los padres.