Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

miércoles, 27 de junio de 2012

La bola


Jacques Sternberg (Bélgica)

Una importante empresa metalúrgica había adquirido a muy buen precio ese planeta
lejano que no era más que una enorme bola de metal.
El entusiasmo decayó en cuanto se hizo evidente que era imposible cortar o hacer
mella alguna en esa bola espacial. Se utilizaron primero los métodos al alcance,
seguidamente probaron otros métodos y por último se echó mano a soluciones más
desesperadas. Todo fue inútil, no se podía hacer un pozo en ese suelo, ni el más
mínimo rasguño en esa masa.
En la Tierra, la compañía estaba por quebrar: los gastos de esta aventura la
habían llevado al borde de la ruina.
Un cuarto de hora antes de embarcar en el último cohete hacia la Tierra-patria,
cierto obrero que ya no tenía más sed derramó en el suelo la leche de su vaso.
En medio de una nubecita de humo, vio formarse un cráter que, aunque pequeño,
mostraba las entrañas de la enorme bola de metal, que se fundía como manteca al
primer contacto con la leche. El obrero soltó una risa, se encogió de hombros y
no le dijo nada a nadie. Este planeta le era indiferente.