Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

lunes, 24 de septiembre de 2012

FRANCISCO UMBRAL ,El cheli


El cheli
FRANCISCO UMBRAL 10/06/1983 

Fernando Sánchez Dragó me lleva a su programa televisivo Biblioteca Nacional 
para tratar de mi Diccionario cheli, que va por la segunda edición. La cosa se 
hace, efectivamente, en la Biblioteca Nacional, y a unas horas de la mañana que 
son indecentes para los que trasnochamos un poco. Me enamoro 
inmediatamente, urgentemente, de la azafata de los pasillos y las bebidas. Hay 
otra, una tal Montse, catalana y minifardera, que también me gusta, pero que 
me parece es predio de Sánchez Dragó, y los machos machistas respetamos 
mucho esto de las mujeres de la tribu. Algo así como Las estructuras 
elementales del parentesco, de Levy-Strauss. A, mi izquierda, Eduardo 
Haro Ibars, que llega tarde, con un vistoso pañuelo al cuello, y pide gin / 
tonic. (La televisión conserva los usos franquistas e hipócritas de prohibirnos 
beber licores, a las estrellas invitadas, cuando aparecemos en pantalla, mientras 
que sus principales ingresos publicitarios son la publicidad de licores.) Haro 
Ibars define al hombre del nuevo lenguaje como "el hombre que va a bares", y 
concreta muy bien mi diccionario como obtenido, principalmente, de la Tercera 
Galería de Carabanchel, que es la dura. Sánchez-Dragó, a mi derecha, me lee 
algunos artículos asesinos contra el cheli, uno de ellos del inolvidable Mac 
Macarra, de Hermano Lobo. No conocía el artículo, y lo digo: "Yo es que por las 
tardes me dedico a fornicar y no leo Prensa". Ignoro la de la tarde". El cheli, 
como cualquier otra cosa, es un test político que nos da el espectro social de 
España. Les, digo que el cheli, posiblemente, es una merde y no existe, pero que 
a mí me colocó un kilo Juan Grijalbo por escribirlo, y por eso lo hice. Van por 
la segunda edición en medio año.Después de Dragó viene Emilio Alarcos, 
sabio, vallisoletano / ovetense, catedrático, académico y estructuralista. Es uno 
de nuestros primeros lingüistas y un entrañable talento que hizo 
estructuralismo con la poesía del cálido asturiano socialrrealista Ángel 
González. Se lo digo: "Eres un pequeñito, Emilio, porque yo soy de la 
generación de los" padres, y cuando aprendí mucho, en mis años 
fundamentales, fue con tu padre, gozosamente vivo, Emilio Alarcos García, 
en Valladolid". Emilio señala el cheli como herencia recibida del caló, y yo le 
matizo que, entre el caló y el cheli, está el quinqui (payo que remeda la vida de 
los gitanos), el Lute, el Lolo y todo eso, en los felices sesenta, que, aparte de ser 
una respuesta como romántica a la represión cuarentañista, generaron un 
dialecto: chinorris (niño pequeño); já, que en el cheli se convierte en jai. 
Etcétera. Dragó encuentra tan apasionante la movida que decide dedicarle dos 
programas sucesivos, en vez de uno, y después de otros vidrios seguimos con el 
rollo. A la derecha de Alarcos está Emilio de la Cruz Aguilar, ayer creador 
inolvidable de "las cassettes de Mac Macarra", en Hermano Lobo, y hoy pulcro 
profesor en no isé qué Universidad madrileña. Dragó lee, sí, unos fragmentos de 
un letal artículo de Cruz Aguílar, contra mí. Cruz Aguilar, el gran Mac Macarra, 
trata de disculparse. "No te retractes, por favor -le digo-que no es de caballeros.' 
Estamos entre chelis, pero entre chelis españoles, o sea caballeros de la mano en 
el pecho".
Dragó trata de humillarme leyendo las ausencias de la tertulia: Cela, Lázaro, 
Carreter, Lledó, Pániker. Lo de Camilo lo comprendo (aunque yo no le 
había solicitado), porque debe ir de estrella invitada a todas partes y no perder 
escalilla. Lázaro es para mí un gran maestro, pero supongo que yo soy para él un 
amigo incómodo. Lledó, que tanto me elogia en privé, a lo mejor no quiere en 
público. Pániker me ha escrito una larga carta / ensayo sobre el Diccionario 
cheli. "Es un gran libro". Pero comprendo que el puente aéreo trastorna la 
fenomenología del espíritu. El cheli, ya digo, sólo vale como test. La derecha 
universitaria -Alarcos, Cruz Aguilar, Sastre, Lázaro, Dragó, Pániker- se 
abstiene. La izquierda natural y silvana -Haro Ibars- precisa que el cheli viene 
de Carabanchel/Tercera galería.