Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

jueves, 21 de marzo de 2013

La ciudad



La ciudad
esperaba desde hacía veinte mil años.
El planeta se movió en el espacio, y las flores del campo crecieron y cayeron,
y la ciudad todavía esperaba. Y los ríos del planeta crecieron y se secaron y
se convirtieron en polvo, y la ciudad todavía esperaba. Los vientos, que habían
sido impetuosos y jóvenes, se hicieron serenos y viejos, y las nubes del cielo,
ayer desgarradas y rotas, flotaron libremente en una perezosa blancura. Y la
ciudad todavía esperaba.
La ciudad esperaba con sus vidrios y sus negras paredes de obsidiana, y sus
torres altas y sus desnudas almenas, con sus calles desiertas y sus limpios pestillos,
sin papeles ni huellas digitales. La ciudad esperaba y el planeta daba vueltas
en el espacio alrededor de un sol blanco y azul, y las estaciones pasaban del
hielo al fuego, y otra vez al hielo, y luego aparecían los campos verdes y los
prados amarillos del verano.
Y en la mitad del año veinte mil la ciudad dejó de esperar.
Un cohete apareció en el cielo.
El cohete pasó rugiendo sobre la ciudad, giró, volvió, y fue a posarse entre
los guijarros del campo, a treinta metros de las paredes oscuras.
Unas botas aplastaron las hierbas delgadas, y unos hombres hablaron, desde el
interior del cohete, con los hombres que estaban fuera.
-¿Listos?
-Muy bien. En marcha. Jensen, usted y la patrulla de Hutchtinson vayan delante.
Y tengan cuidado.
En las negras paredes se abrieron las narices ocultas, y una tromba de aire,
uniformemente aspirada, entró en lo más profundo del cuerpo de la ciudad, por
los canales, los filtros y los recolectores de polvo hasta unas delgadas,
sensibles y temblorosas membranas y bobinas, plateadas y brillantes. Una y otra
vez se repitieron las inmensas succiones; una y otra vez unos cálidos vientos
llevaron los olores del prado a la ciudad.
El olor del fuego, el olor de un meteoro, el olor del metal caliente. Una nave
ha llegado de otro mundo. El olor del cobre, el seco olor de la pólvora
quemadaa y los azufres de la nave.
La información, impresa en unas cintas, pasó por unas ranuras, y unas ruedas
amarillas la llevaron a otros aparatos.
Clic-chac-chac-chac.
Una máquina de calcular batió como un metrónomo: cinco, seis, siete, ocho,
nueve. ¡Nueve hombres! Una instantánea máquina de escribir imprimió el mensaje
en una hoja, que desapareció rápidamente entre dos rodillos.
Cliqueti-clic-chac-chac.
La ciudad esperó las blandas pisadas de las botas de goma.
Las narices de la ciudad volvieron a abrirse.
El olor de la mantequilla. Sobre la ciudad, desde los hombres acechantes, el
aura que flotaba hacia la enorme nariz se descompuso en recuerdos de leche,
queso, crema, mantequilla, efluvios de una economía lechera.
Clic-clic.
-¡Cuidado, hombres!
-Jones, por favor, tenga el arma preparada. ¡No sea insensato!
-La ciudad está muerta, ¿para qué preocuparse?
-No se puede saber.
Ahora, ante la charla, las Orejas despertaron. Después de haber escuchado durante
siglos unos débiles vientos, después de haber oído cómo brotaban las hojas en
los árboles, y cómo crecía suavemente la hierba en el tiempo en que se fundían
las nieves, las Orejas se aceitaron a sí mismas y estiraron unos enormes
parches de tambor donde los corazones invasores batirían y golpearían
delicadamente como temblorosas alas de murciélago. Las Orejas escucharon y la
Nariz aspiró varios metros cúbicos de olores.
Los hombres sudaron asustados. Se les mojaron las manos que sostenían las
armas, y unas islas de humedad les nacieron en las axilas.
La Nariz se movió y estudió el aire, como un catador que probase un viejo vino.
Chic-chic-chac-clic.
La información descendió girando en unas cintas paralelas. Transpiración:
cloruros, tanto y tanto por ciento; sulfatos, tanto y tanto; ácido úrico,
nitratos amoniacales, tanto; creatinina, azúcar, ácido láctico, ¡ya está!
Sonaron las campanas. Aparecieron los totales. La Nariz expelió el aire
analizado. Las Orejas escucharon de nuevo:
-Creo que deberíamos volver al cohete, capitán.
-Soy yo quien da las órdenes, señor Smith.
-Sí, señor.
-¡Eh! ¡La patrulla! ¿Ven ustedes algo?
-Nada, señor. ¡Parece que estuviese muerta desde hace siglos!
-¿Ha oído, Smith? No hay nada que temer.
-No me gusta. No sé por qué. ¿No tiene la sensación de haber visto ya todo
esto? Esta ciudad es demasiado familiar.
-Tonterías. Este sistema planetario está a billones de kilómetros de la Tierra.
No hemos estado nunca aquí. Imposible. No hay otro cohete interestelar que el
nuestro.
-Yo, sin embargo, lo siento así, señor. Creo que deberíamos irnos.
El ruido de los pasos cesó de pronto. Sólo se oía la respiración de los
intrusos en el aire tranquilo.
La Oreja oyó y se dio prisa. Los rotores giraron, los líquidos corrieron como
pequeños arroyos resplandecientes entre destiladores y válvulas. Una fórmula, y
luego una mezcla. Momentos después, respondiendo a las solicitaciones de la
Oreja y de la Nariz, unas frescas nubes de vapor salieron por las aberturas de
los muros y llegaron hasta los invasores.
-¿Huele eso, Smith? Ah, hierba verde. ¿Conocen algo mejor? Por Dios, me
quedaría aquí sólo para respirar ese aroma.
La clorofila voló entre los hombres inmóviles.
-¡Ah!
Los pasos resonaron otra vez.
-No hay nada malo en eso, ¿eh, Smith? ¡Vamos, adelante!
La Oreja y la Nariz descansaron aliviadas durante una billonésima fracción de
segundo. La contramaniobra había tenido éxito. Los peones de ajedrez
continuaron adelantándose.
Ahora los nublados Ojos de la ciudad se despojaron de sus nieblas y sus brumas. 
-¡Capitán, las ventanas!
-¿Qué?
-Las ventanas de ese edificio. ¡Ése! ¡Se movieron!
-No vi nada.
-Sí. Cambiaron de color. Antes eran oscuras. Son claras ahora.
-A mí me parecen unas ventanas comunes.
Los objetos borrosos parecieron más nítidos. En las entrañas mecánicas de la
ciudad, unos ejes aceitados se adelantaron como émbolos, unas ruedas volantes
se zambulleron en unos pozos de aceite verde.
Los marcos de las ventanas se ajustaron. Los vidrios resplandecieron.
Abajo, por la calle, pasaban dos hombres, seguidos a cierta distancia por los
otros siete miembros de la patrulla. Los uniformes eran blancos; los rostros,
rojos como si alguien los hubiese abofeteado; los ojos, azules. Caminaban
tiesamente con sus extremidades posteriores, y esgrimían unas armas metálicas.
Calzaban botas. Eran del sexo masculino. Tenían ojos, boca, nariz y orejas.
Las ventanas se estremecieron, se aclararon, se dilataron apenas como los iris
de innumerables ojos.
-¡Fíjese, capitán, las ventanas!
-Siga adelante.
-Yo me vuelvo, señor.
-¿Cómo?
-Me vuelvo al cohete.
-¡Smith!
-¡No quiero caer en una trampa!
-¿Tiene miedo de una ciudad desierta?
Los otros se rieron, incómodos.
-Sí, sí, ¡ríanse!
La calle estaba empedrada. Las piedras tenían ocho centímetros de ancho por
dieciséis centímetros de largo. Con un movimiento imperceptible, la calle
cedió. Estaba pesando a los invasores.
En la máquina instalada en un sótano una aguja roja señaló en una escala: 79
kilos... 94, 69, 90, 88... y el registro del peso de los hombres descendió por
unos carreteles hasta unas sombras vecinas.
Ahora la ciudad estaba totalmente despierta.
Ahora los ventiladores aspiraban y espiraban el aire, el olor a tabaco de la
boca de los invasores, el perfume jabonoso y verde de las manos. Hasta los
globos oculares tenían un leve olor. La ciudad registró esos olores, y los
sumó, y obtuvo un total que se unió a los otros totales. Las ventanas
brillaron. La Oreja se endureció y estiró más y más su piel de tambor. Todos
los sentidos de la ciudad hormigueaban ahora como ante la caída de una nieve
invisible; contaban las respiraciones y los sordos latidos de los corazones
ocultos, escuchaban, observaban, gustaban.
Pues las calles eran como lenguas, y allí donde pisaron los hombres el gusto de
las botas fue absorbido por los poros de las piedras. Y unos papeles de
tornasol registraron ese gusto. Ese total químico, tan sutilmente recogido, se
añadió a las sumas que crecían y esperaban el cálculo final entre las ruedas
giratorias y los pistones susurrantes.
Pasos. Alguien que corre.
-¡Vuelva acá, Smith!
-¡No, váyanse al diablo!
-¡Deténganlo!
Pasos que se apresuran.
Un último examen: la ciudad, después de haber escuchado, observado, gustado,
sentido, pesado y comparado, tenía que concluir un último examen.
En medio de la calle se abrió una trampa. El capitán, lejos de los otros, que
corrían detrás de Smith, desapareció.
Colgado de los pies, el capitán murió en seguida. Una navaja le abrió la
garganta, otra el pecho. Le vaciaron con rapidez las entrañas, y las expusieron
sobre una mesa, bajo la calle, en un cuarto secreto. Unos grandes microscopios
de cristal examinaron atentamente las rojas fibras de los músculos. Unos dedos
sin cuerpo tocaron el corazón palpitante. Unas pinzas sujetaron a la mesa los
jirones de la piel, mientras unas manos veloces movían las distintas partes del
cuerpo como un hábil jugador de ajedrez que desplaza rápidamente sus peones
rojos, sus piezas rojas.
Allá arriba, en la calle, los hombres corrían. Smith corría, los hombres
gritaban. Smith gritaba, y abajo, en ese cuarto curioso, la sangre llenaba unas
cápsulas, y agitada y batida cubría las delgadas platinas
de los microscopios. Se sacaban cuentas, se registraban las temperaturas, se
cortaba el corazón en diecisiete secciones, se abrían con presteza los riñones
y el hígado. Del cráneo trepanado salía el cerebro; los nervios se estiraban
como los alambres de un conmutador; se probaba la elasticidad de los músculos.
Y en el subterráneo eléctrico, la Mente, al fin, sacaba el total definitivo, y
toda la maquinaría hacía un alto monstruoso y momentáneo.
El total.
Éstos son hombres. Éstos son hombres de un mundo lejano, de un cierto planeta.
Tienen ciertos ojos, ciertas narices, y caminan erguidos de cierto modo, y
llevan armas, y piensan, y luchan, y tienen esos corazones y esos órganos que
fueron registrados hace ya mucho tiempo.
Arriba, los hombres corrían, alejándose hacia el cohete.
Smith corría.
El total.
Éstos son nuestros enemigos. Éstos son los que esperábamos desde hace tanto
tiempo. Éstos son los hombres de los que queríamos vengarnos. El total es
definitivo. Éstos son los hombres de un planeta llamado Tierra, que hace veinte
mil años declaró la guerra a Taollan, que nos esclavizó y nos arruinó y nos
destruyó con una peste mortífera. Luego se fueron a vivir a otra galaxia,
escapando a esa muerte que habían diseminado entre nosotros. Olvidaron aquella
guerra, aquellos días, y nos olvidaron. Pero nosotros no hemos olvidado. Éstos
son nuestros enemigos. Es indudable. Ha terminado nuestra espera.
-¡Smith, vuelve!
Rápido. Sobre la mesa roja, en el cuerpo abierto y vacío del capitán, otras
manos empezaron a agitarse. Colocaron en ese húmedo interior unos órganos de
cobre, plata, aluminio, goma y seda; unas arañas mecánicas tejieron bajo la
piel una tela de oro; se añadio un corazón; en la caja craneana pusieron un
cerebro de platino que zumbaba y emitía unas chispas azules; unos finos
alambres unieron el cerebro con brazos y piernas. En sólo un instante otras
manos cosieron el cuerpo y borraron las incisiones y las cicatrices de la nuca,
la garganta y el cráneo. Todo era perfecto, nuevo, reciente.
El capitán se sentó y flexionó los brazos.
-¡No corras, Smith!
El capitán reapareció en la calle, alzó el revólver e hizo fuego.
Smith cayó con una bala en el corazón.
Los otros hombres se dieron vuelta.
El capitán se acercó de prisa.
-¡Ese imbécil! ¡Tener miedo de una ciudad!
Los hombres miraron el cuerpo de Smith tendido en el empedrado.
Luego miraron al capitán con unos ojos que se abrían y se cerraban.
-Escuchadme -dijo el capitán-. Tengo que deciros algo muy importante.
Ahora la ciudad, que había pesado y gustado y olido a los hombres, que había
utilizado todos sus poderes menos uno, se preparó para mostrar una última
habilidad: el poder del lenguaje. No habló con la rabia y la hostilidad de las
torres y las paredes macizas, ni con el peso de las calles de piedra y las
fortalezas repletas de máquinas. Habló con la voz tranquila de un ser humano.
-Ya no soy vuestro capitán. Ya no soy un hombre.
Los hombres retrocedieron.
-Soy la ciudad -dijo la voz. En el rostro apareció una sonrisa-. He esperado
doscientos siglos. He esperado a que los hijos de los hijos de los hijos
volvieran aquí.
-¡Capitán, señor!
-Permitidme un momento. ¿Quién me ha creado? La ciudad. Unos hombres que
murieron; la vieja raza
que una vez vivió aquí. La gente que los terrestres dejaron morir de un mal
espantoso, una lepra incurable. Y los seres de esa vieja raza, soñando con la
vuelta de los hombres construyeron esta ciudad. El nombre de esta ciudad ha sido
y es Venganza, en el planeta de las Sombras, a orillas del mar de los Siglos,
al pie de la montaña de la Muerte. Todo muy poético. Esta ciudad iba a ser una
balanza, un papel de tornasol, una antena que examinaría a todos los futuros
viajeros del espacio. En veinte mil años sólo dos cohetes descendieron aquí.
Uno venía de una galaxia remota llamada Ennt. La ciudad pesó y examinó a los
ocupantes de aquel cohete y los dejó ir, sin un solo rasguño. Hizo lo mismo con
los tripulantes del segundo cohete. ¡Pero hoy! ¡Al fin habéis llegado! La
venganza será total. Aquellos hombres murieron hace doscientos siglos, pero
dejaron una ciudad para daros la bienvenida.
-Capitán, señor, usted no se siente bien. Será mejor que vuelva al cohete,
señor.
La ciudad se estremeció.
Las piedras de la calle se apartaron y los hombres cayeron gritando. Y vieron,
mientras caían, unas brillantes navajas que se apresuraban a recibirlos.
Pasaron algunos minutos. Luego la llamada.
-¿Smith?
-¡Presente!
-¿Jensen?
-¡Presente!
-¿Jones, Hutchinson, Springer?
-¡Presente, presente, presente!
-Volvemos a la Tierra en seguida.
-¡Sí, señor!
Las incisiones de los cuellos eran invisibles; lo mismo los ocultos corazones
de cobre, los órganos de plata y los alambres de los nervios dorados y finos.
Las cabezas emitían un leve zumbido eléctrico.
-¡Rápido!
Nueve hombres introdujeron en el cohete las bombas de gérmenes patógenos.
-Arrojaremos estas bombas sobre la Tierra.
-¡Muy bien, señor!
La portezuela del cohete se cerró de golpe. El cohete saltó hacia el cielo.
El estruendo de las turbinas comenzó a alejarse. La ciudad descansaba entre los
prados del estío. Los ojos de vidrio se apagaron. La Oreja se cerró; los
grandes ventiladores de la Nariz dejaron de girar; las balanzas de las calles
se detuvieron, y la maquinaria oculta volvió a hundirse en su baño de aceite.
El cohete se perdió en el cielo.
Lenta, apaciblemente, la ciudad disfrutó del placer de morir.