Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

sábado, 31 de agosto de 2013

Jericó


Relato Mejicano

Al
caminar por un sendero del otoño H pisa hojas que se rompen sobre el polvo.
Brilla la luz del mediodía en los árboles. Las nubes hacen y deshacen formas
heráldicas. A mitad del bosque H encuentra un sitio no alcanzado por la sequía.
Tendido en ese manto de frescura mira el cielo, prende un cigarro, fuma,
escucha el silencio del bosque. Nada interrumpe la serenidad. El orden se ha
adueñado del mundo. H vuelve los ojos y mira los senderos en la hierba. Una
caravana de hormigas se obstina en llevar hasta la ciudad subterránea el cuerpo
de un escarabajo. Otras, cerca de allí, arrastran leves cargas vegetales,
entrechocan sus antenas, acumulan partículas de arena en los médanos que
protegen la boca del túnel. H admira la unidad del esfuerzo, la disciplina de
mando, la energía solidaria. Pueden llevar horas o siglos en la tarea de
abastecer el hormiguero. Quizá el viaje comenzó en un tiempo del que ya no hay
memoria. Absortas en su afán las hormigas no se ocupan de H ni tratan de
causarle el menor daño. Pero él, llevado de un impulso invencible, toma una
hormiga con los dedos, la tritura con la uña del pulgar. Luego con la brasa del
cigarro hiere a la caravana. Las hormigas sueltan la presa, rompen filas. El
pánico y el desorden provocan placer en H. Calcina a las que tratan de
ocultarse o buscan la oscuridad del hormiguero. Y cuando ningún insecto vivo
queda en la superficie, aparta los tenues muros de arena y excava en busca de
las galerías secretas, las salas y depósitos en que un pueblo entero sucumbe
bajo el frenesí de la destrucción. Hurga con furia, inútilmente: los pasadizos
se han disuelto en la tierra. Sin embargo H mató miles de hormigas y las
sobrevivientes no recobrarán la superficie jamás. Antes de retirarse H junta la
hierba seca y prende fuego a las ruinas. El aire se impregna de olor fórmico,
arrastra cuerpos, fragmentos, cenizas. Ha transcurrido una hora y media. H
alcanza las montañas que dominan la ciudad. Antes que la corriente negra lo
devore, en un segundo, de pie sobre el acantilado puede ver la confusión, las
llamas que todo lo destruyen, los muros incendiados, el fuego que baja del
cielo, el hongo de humo y escombros que se levanta hacia el sol fijo en el
espacio.