Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Falsos suicidios


Relato Italiano


Un tenor, después de una serie de gallos, en marzo de 1982, se encerró en su camerino y se disparó con un revólver. Cuando derribaron la puerta estaba vivo porque era una pistola de utilería que se usaba en escena. El tenor declaró que no lo sabía.

Un pacifista se prendió fuego en la calle; pero se arrepintió y se arrojó en una fuente. Inmediatamente después dijo que había salvado una vida humana.

Un psicólogo anciano y solo decidió matarse en octubre con un somnífero; pero después, en la espera, considerándose presa de un desequilibrio psíquico, pidió que se le hiciera un lavaje gástrico de urgencia.

Al final de la comida un hombre de cuarenta y tres años tenía la costumbre de ponerse en la boca un pedazo de manzana y jugar con él. Su madre le decía:
-Cómela y no te hagas el estúpido.
Él hacía de cuenta que la tragaba pero seguía teniéndola escondida en la boca para jugar. Un día de noviembre su madre, después de haberle dicho repetidamente: "Comete esa manzana", le dio un coscorrón en la cabeza, atrás. Se tragó la manzana involuntariamente y se le atragantó; no hubo más nada que hacer, aunque le golpearon mucho la espalda; murió sofocado. Por eso es falsa la noticia de que se suicidó a causa de su vida inconsistente y perezosa.