Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

lunes, 7 de octubre de 2013

DAVID AVIDAN


DAVID AVIDAN (1934). Poeta y conferenciante. Nació en Israel. Su poesía se caracteriza por su humorismo e ironía. Publicó libros con los nombres: Algo para alguien Problemas personalesCartas de apremio.

LA MANCHA QUEDÓ EN EL MURO

Alguien trató de raspar la mancha del muro,
pero la mancha era más oscura (o al contrario – demasiado clara) 
De cualquier manera – la mancha quedó en el muro.

Entonces mandé al pintor que cubra el muro de verde,
mas la mancha era demasiado clara.
Llamé al albañil, que encale el muro a la perfección,
mas la mancha era demasiado oscura.
De cualquier manera – la mancha quedó en el muro.

Entonces, tomé un cuchillo y traté de raer la mancha del muro. 
El cuchillo estaba demasiado afilado,
recién ayer lo afilaron.
De todas maneras
empuñé un hacha y le di al muro, pero paré a tiempo.
No sé por qué pensé de repente
que el muro se fuera a caer y la mancha quedar.
De cualquier manera – la mancha quedó en el muro.

Y cuando me pusieron a mí contra el muro, pedí estar cerca de 
                                                      /ella 
y la cubrí con mi ancho pecho (quién sabe: tal vez)
y cuando me rociaron por la espalda, salpicó mucha sangre, 
                              /pero sólo por la espalda.

Dispararon
y yo que tanto creía, que la sangre cubriría la mancha. 
Segunda andanada.
Y yo que tanto creía, que la sangre cubriría la mancha. 
De cualquier manera – la mancha quedó en el muro.

CANCIÓN DE CUNA
Ven, ven, pequeña, 
ven a mí, al sueño,
ven a mí con luz suave
y el ángel de la muerte nos llevara.
Ven, ven, niña buena,
ven, ven, niña triste,
acércate sola al muerto
Y seréis buenos amigos.
Ven, ven, niña milagrosa,
corre a la isla de las diversiones, 
corre al infierno extraño
que ni siquiera el tío Dante conoció. 
Ven, ven ahora, niña grande,
ven, ven, niña desdichada
y viaja en trineo a la luz que se apaga, 
hacia la oscuridad fría y solitaria.
Por lo que debes levantarte, niña débil. 
Levántate, levántate, mujer, 
levántate y anda por años, hasta 
que nos separe la muerte.