Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

viernes, 4 de octubre de 2013

MIRIAM Y ALAN STEKELIS


MIRIAM Y ALAN STEKELIS (1900-1983). Nacida en Rusia, llegó a Eretz Israel en 1920 y se radicó en Jerusalem. Destacada poeta y escritora para niños, en 1957 recibió el Premio Israel en literatura, por su dedicación a la literatura infantil. Entre sus obras: El canto del cabrito, Fuego en secreto, En sueños, Mentira.


PLEGARIA
Dios, buenas noches,
soy Danny.
¡Tú me conoces!
Ya que ves
al perro ciego
y a la mosca en el muro
en su ruego.
Y yo soy Danny
y mañana voy a cumplir ocho años.

No quiero una lapicera,
ni quiero una pelota,
ni tampoco una bicicleta.
Señor en lo alto,
mi pedido es sólo uno,
que no es ninguno.
Hazme Señor, de un salto
héroe alto,
héroe sin miedo, héroe sin temor,
y en mi derecha la espada, vencedor. 
Como Matatías hacedme, 
hazme como Judá el macabeo. 
Enséñame, Señor, enséñame 
héroe ser.

Un aeroplano quiero hacer
de ciento sesenta mil toneladas -
y alas -
que se extiendan como nubes en cielo otoñal,
con balas-
y que a cada lado se abra
un cañón
con una escalera -
no una escala cualquiera,
sino una grande – grande – grande,
desde los cielos mande un cordón -
que se doble y redoble -
cuando quiera la escalera se enrolle
y se lea en ella
en lindas letras doradas -
aquí suben judíos a Eretz Israel,
con letras grandes y claras
que todo niño o niña las lea,
y por la escalera
subirán todos:
niños y niñas y mayores,
también los viejos y los ancianos,
de Alemania,
de Polonia,
de Francia
y de Rumania,
de Africa y América
y de otro lugar
cuyo nombre se me fue a olvidar.
Y en todo lugar donde viva un judío -
por la escalera subirá.
A todos
traeré
a Eretz Israel.

Concédeme sólo eso y nada más.
¿Porqué no? ¿Me lo concederás?
Eres tan, tan grande,
eres Todopoderoso
y no hay quien te mande. 
Soy Danny
en Jerusalem, en el tejado. 
Por favor,
no lo des por olvidado.


PORQUE...
Yo no quiero,
y no quiero, 
y no quiero 
levantarme.
Yo no quiero,
y no quiero
despertarme.
Y nada –
para nada,
ninguna cosa,
cosa.
Porque
¿Para qué y por qué levantarse
si es posible no despertarse?
¿Si es posible estar en cama y dormirse?
Si es posible estar en cama caliente aquí
y dormir y soñar y estar así.
¿Si es posible estar en la cama y soñar largos sueños rojos, rojos? 
¿Si es posible volar sobre las nubes a mares lejos, lejos?
Lógico, sobre nubes blancas a islas de corales rojos,
y ver allá tortugas gigantes que flotan entre peces verdes, azules y naranjas. 
Islas – redondas – negras, pequeñas,
bajo todas las líneas ecuatoriales...

Y lo que todavía yo no entiendo, 
¿porqué mi mamá se está vistiendo?


MIJAEL
Esperé, esperé,
lloré, lloré, lloré.
¡Y él no llegó!
Mijael.

Y él que me prometía
que en la tarde vendría,
¡y no llegó!

Me puse un traje muy bonito,
y un delantal con una flor cosida. 
¡Y él no llegó!
Mijael.

Las muñecas mandé a dormir. 
Pensé: que no vayan a saber –
que no se vayan a entrometer 
entre yo y Mijael.

A la ventana me asomé, 
escuché,
medité -
Mijael.

En el pasillo me paré,
al patio bajé, 
me alarmé -
Mijael.

Y no llegó.
Y no llegó.
Mijael.

Mañana temprano a la escuela iré, 
me sentaré y todo el tiempo lloraré. 
Mijael.

LOS ENANITOS
Corren, vuelan los enanitos –
trala - lara - tralalán,
corren, juegan, brincan, saltan, 
cocorricu, cucurrán
juegan al pillarse,
din - dun - dirun, dindundán.

Un enano chiquitito,
que se llama Timpintán,
en un caracol se ha metido, 
lira - lero, lirasón,
no conoce la salida
lero - lero, leradón.

El rechoncho se ha dormido
en medio del caracol,
hasta el alba así lo hará, 
cierra ya los ojos, pequeñito, 
tata, ritu, tarará,
duérmete niña mía
tiru - riru, rirulá.