Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

martes, 8 de octubre de 2013

NATAN YONATAN


NATAN YONATAN (1923). Nació en Rusia. En el año 1925 arribó a Eretz Israel, y es miembro del kibutz Sarid. Recibió el Premio del Primer Ministro para Literatura en 1976, el Premio Kinguel en 1981. Ha publicado 10 libros de poemas y cuentos.

BALADA

Si es un ramo de espinas dolientes
lo que amas,
me iré al desierto
y aprenderé a sufrir.
Mas si es la Poesía tu amor,
– ésa que se esculpe en la piedra -
me iré a vivir entre las rocas
y sobre ellas la grabaré.

Y entonces,
cuando en la oscuridad,
nos tapemos con la arena,
y en la noche
nos cubra
el Libro de los Hechos,
me dirás las palabras
más lindas que el llanto
y la felicidad.

Él,
me parece que me quería
a mí,
a este individuo.

OTRO POEMA SOBRE ABSALÓN
Astuto como mujer, hermoso cual serpiente vergonzosa e ídolo,
siempre entre sus acólitos, con su cabello dorado.
Y ahora, decidme, ¿dónde está su artería femenina,
su vípera belleza, su idolatría vergonzosa?
Sus sueños de majestad, ¿dónde están?
Un árbol del bosque, eso es todo lo que quedó de Absalón
y el llanto de un padre – viejo amador – guerrero.
Aún su corcel se volvió para llorar;
quebrantar así a un padre,
¡reírse de la muerte y de todo!
¡Absalón hijo mío, hijo mío Absalón!
No podías esperar -
niño consentido – hasta mi vejez.
Que la corona nos produce aflicción
y tus rizos, tus rizos -
¿No sabías el peligro que representan rizos como los tuyos?
¿Y por qué justo por el bosque?
¿Te olvidaste lo que le ocurrió a Jonatán?
¿No conoces las encinas?
Tu padre amaba en ti lo que él no tuvo,
míralo como está, temblando entero, ¿por qué
crees que no te di un reino?
¿Porque me preocupara el pueblo? ¿Por tu edad?
Si hubiéramos podido hablar en silencio,

habrías comprendido que ya no soy el mismo David –
pesar materno, sólo soy un rey anciano
que se acerca a la tumba sin alegría
y su último designio interno
fue salvar por lo menos un hijo suyo
de la corona y los conflictos.
Solo te quise tonto mío, a ti, Absalón.