Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Mayarik .- Anonimo

Un día cálido y soleado, Mayarik fue a visitar a su abuelo
con el ayudante Gramal. Quería agradecer al anciano
la generosidad con que le trató cuando  se conocieron.

-Abuelo- dijo Mayarik- me gustaría enseñarte las maravillas
que se enconden más allá de tus tierras.

-Mayarik, yo no puedo viajar. ¿Quién va a cuidar los campos?-
pregunto Yerusok a su nieto.

Mayarik sabía que convencer al anciano para abandonar sus tierras
no iba a ser tarea fácil. Pero había contado con este imprevisto
y lo arregló todo para que su ayudante Gramal se quedara a cargo
de los cultivos. De este modo, Yerusok accedió a emprender el viaje.


Cabalgaron durante varios días. Visitaron los templos majestuosos
de la Ciudad Verde y atravesaron valles estrechos hasta llegar a
la montaña más alta de la región.Desde allí el anciano Yerusok 
contempló el paisaje más hermoso que jamás había imaginado.
Profundamente conmovido, le dijo al nieto:

-El esfuerzo ha merecido la pena, Mayarik. ¿Qué lugar tan maravi-
lloso es este?

-Abuelo, esto es el mar- respondió lleno de emoción su nieto.




Anonimo