Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

domingo, 20 de julio de 2014

Un viejo papel



Parecería como que hubiésemos descuidado la defensa de nuestra patria. Hasta ahora habíamos tenido buen cuidado de ello, pero los últimos acontecimientos nos dan que pensar.
Tengo un local para arreglo de zapatos en la plaza del palacio imperial. No bien abro mi local al amanecer, ya se ve gente armada que custodia todas las bocacalles que dan a la plaza. Pero no son nuestros soldados; evidentemente son nómades que proceden del Norte. De una forma para mí incomprensible se abrieron paso hasta la capital, que está bien alejada de las fronteras. De todos modos están ahí. Cada mañana parece que fuesen más.
De acuerdo con su manera de ser, acampan al aire libre, ya que abominan de las casas. Se ocupan en afilar sus espadas, en aguzar las flechas y en hacer ejercicios ecuestres. De esta plaza tranquila y cuya limpieza siempre se respetó han hecho una pocilga. Es cierto que a veces hacemos el esfuerzo de salir de nuestros negocios para limpiar por lo menos lo más grueso, pero lo hacemos pocas veces porque el esfuerzo es inútil y, además, corremos el riesgo de que uno de esos caballos salvajes nos atropelle o que nos den un par de latigazos.
Con los nómades no se puede hablar; no conocen nuestro idioma y casi no tienen uno propio. Entre ellos se entienden a la manera de los grajos; siempre se les oye como graznar.
Nuestra forma de vida, nuestras instituciones les resultan incomprensibles y no se interesan por ellas; en consecuencia rechazan también toda forma de lenguaje por señas. Uno puede dislocarse la mandíbula y las muñecas y ellos continúan sin entender. Frecuentemente hacen muecas; entonces ponen los ojos en blanco y arrojan espumarajos por la boca, pero con eso no quieren decir nada ni tampoco asustar a nadie. Lo hacen porque ésa es su manera. Lo que les hace falta lo toman. No puede decirse que emplean la violencia. Ante su intervención uno se hace a un lado y los deja hacer. De mi negocio se han llevado ya varias cosas de valor; pero no me puedo quejar por eso si lo comparo, por ejemplo, con lo que le ocurre al carnicero de enfrente; no bien le traen la mercancía, los nómades se la arrebatan y la devoran; también sus caballos comen carne. Más de una vez se ha visto a un jinete compartir con su caballo el mismo pedazo de carne, cada uno mordiendo por una punta. El carnicero es tímido y no se anima a cortar el aprovisionamiento; pero nosotros comprendemos su situación; hacemos colectas y lo ayudamos. Si los nómades se quedasen sin carne ¿quién sabe lo que se les ocurriría hacer? ¿Pero quién sabe lo que se les ocurrirá hacer aun comiendo carne todos los días? Últimamente al carnicero se le ocurrió evitarse por lo menos el trabajo de carnear, y por la mañana se trajo un buey vivo. Sería mejor que no lo vuelva a hacer: me pasé toda una hora en el fondo de mi local, tirado en el suelo, y me eché encima todas las ropas, mantas y almohadones que pude encontrar para no oír los mugidos del buey, sobre el cual se abalanzaron de todos lados los nómades para sacarle a dentelladas su carne caliente. Hacía ya mucho que todo esto estaba tranquilo antes de que me animase a salir. Cansados, estaban tendidos alrededor de los restos del buey como borrachos en torno de un barril de vino. Justamente en esa oportunidad me pareció haber visto al mismísimo emperador asomado a una ventana del palacio; si no nunca se llega hasta las habitaciones exteriores; se pasa todo el tiempo en los jardines interiores; pero esa vez -por lo menos así me pareció- estaba cabizbajo mirando lo que ocurría ante su palacio. "¿Qué va a ocurrir?", nos preguntamos todos. "¿Hasta cuándo soportaremos esta carga y este tormento? El palacio imperial ha atraído a los nómades, pero no sabe cómo rechazarlos. El portón permanece cerrado; la guardia, que antes entraba y salía marcando el paso solemnemente, se mantiene ahora tras las ventanas enrejadas. La salvación de la patria ha quedado librada a nosotros, artesanos y comerciantes; pero nosotros no nos sentimos a la altura de semejante misión; tampoco nunca nos ufanamos de estarlo. Esto es un malentendido, y por eso nos perderemos."