Buscador de Textos

Google+ Followers

FPPy

Inlitchi

Loading

Biblioteca Virtual Hispanica

jueves, 19 de enero de 2017

EL PRODIGIOSO VIAJE DE ARSENIO Antonio Mingote



El primer ayudante accionó la palanca, despacio, pero con pulso firme. Los ayudantes segundo y tercero vigilaban atentamente sus respectivos contadores, y el ayudante número cuatro, cuyo trabajo se había limitado a los preparativos rutinarios, miraba por encima del hombro del profesor Martín.
Detrás del cristal se formó una niebla luminosa; partículas rojizas danzaron locamente de un lado a otro, y la opacidad central empezó a tomar forma. Bastaron dos minutos.
-Bien -dijo el profesor Martín-. Aquí está el conejo.
Y allí estaba el conejo. Un conejo vulgar con una brizna de hierba en la boca.
Los ayudantes uno, dos, tres y cuatro se limitaron a contemplar el conejo con inquietud. No acababan de acostumbrarse a la prodigiosa máquina ni a la imperturbabilidad del profesor ni a los conejos.
-Este ha traído hierba. Pero ¿de qué siglo?
-No parece afectado -dijo el primer ayudante.
El profesor Martín asintió gravemente.
-Ya estamos seguros de que todos vuelven en perfecto estado. Ha llegado el momento de la experiencia definitiva.
Los ayudantes se miraron unos a otros y un escalofrío recorrió las cuatro espaldas.
Desde que la máquina del tiempo fuera construida, cinco conejos habían sido trasladados a épocas más o menos remotas. El primero fue enviado el año anterior, estuvo allí durante tres minutos y se le hizo volver con sencillez. Pero no parecía el mismo. Algo le había impresionado tremendamente; parte de su pelo castaño era blanco ahora y en su mirada destellaba la ira, mezclada con una sombra de espanto... Cuando quisieron tocarlo se agazapó en un rincón enseñando los dientes, amenazador. Dio tres vueltas sobre sí mismo y murió. Al hacerle la autopsia encontraron una pequeña bobina de inducción perfectamente empalmada a su intestino.
-Alguien ha sufrido una distracción -dijo el profesor Martín mirando severamente al ayudante número dos, que era el electricista.
-No volverá a suceder -prometió el ayudante, ruborizado.
Se hicieron nuevas conexiones, se ajustó la instalación y todo fue revisado minuciosamente en busca de bobinas de inducción o cualquier otra clase de material eléctrico fácil de olvidar.
El segundo conejo volvió sin novedad.
Es decir, no tenía ninguna incrustación mecánica en su organismo, pero estaba tiritando. Al tocarlo advirtieron la humedad.
-Nieve -dijo el profesor Martín-. Es imposible. El año, pasado, el día... -miró el calendario de pared- el día siete de agosto no nevó por estos alrededores.
-Tal vez ha ido a parar lejos de aquí... -insinuó el ayudante número uno.
-O no habrá caído en agosto. ¿Lo habremos proyectado al invierno pasado?
De un modo u otro, la máquina no funcionaba con la exactitud que todos esperaban. Había que rendirse a la evidencia. Los conejos eran trasladados en el tiempo, sin duda, puesto que el conejo colocado en la cámara encristalada desaparecía al accionar la palanca y volvía a aparecer en el momento preciso. ¿Pero a qué época o a qué lugar iban aquellos inocentes animales?
Se hicieron nuevas verificaciones. Se ajustó la máquina y un tercer conejo ocupó su puesto en la cámara. Se esfumó en la neblina dorada con destino al siglo VIII.
-Lo he proyectado muchos siglos atrás, cuando aquí no había más que bosques. No me gustaría recuperarlo atropellado por un Ford T.
Sin embargo, el conejo regresó ensangrentado e inquieto. Dio un salto fuera de la cámara en cuanto abrieron la puerta y los cinco científicos lo persiguieron por todo el laboratorio hasta acorralarlo.
-Lo han mordido -dijo el profesor Martín-. Tiene la señal clarísima de unos colmillos. Un perro, seguramente.
Aquel conejo curó de sus heridas, pero conservó toda su vida un aire de pasmo. Ni siquiera un sedentario conejo de laboratorio puede admitir con calma que se le traslade a un bosque antiguo y que además le muerdan.
-¿Pero estamos seguros que ha sido en el siglo ocho?
El ayudante número cuatro, que era quien tenía menos trabajo, apareció al día siguiente con un grueso libro en las manos y un gesto de inquietud en el rostro.
-No había bosque -anunció tímidamente.
El profesor Martín dio un respingo.
-¿Cómo? ¿Qué quiere decir?
El libro lo explicaba claramente. En aquel lugar hubo desde siempre un gran lago que desapareció en el siglo XVII, cuando el río fue desviado hacia las posesiones del Gran Duque Luis. Nada de bosque, pues, en el siglo VIII.
-Entonces las mordeduras...
-¡Habrá sido un pez!
La idea fue rechazada de plano. Había que admitir que la máquina seguía siendo imperfecta. Si estaba ajustada en el tiempo, cosa que tampoco se podía saber con seguridad, las coordenadas del lugar no coincidían. O viceversa.
-Necesitamos un hombre -anunció el profesor después de una larga meditación-. Un hombre que nos diga dónde ha ido a parar y en qué época. No desprecio a los conejos, pero tenemos que admitir su ineficacia como informadores. Alguien tiene que ir allá...
-Yo mismo -dijo el primer ayudante.
-No, no. Usted es necesario aquí. Sus conocimientos sobre el metabolismo último y las divergencias nucleicas...
-Entonces yo -se apresuró a decir el segundo ayudante.
-De ninguna manera. ¿Quién iba a controlar los corpúsculos epsilón y la carga psicodinámica y...?
Fue rechazado el segundo ayudante. Y también el tercero y, desde luego, el cuarto.
-Iría yo mismo -dijo el profesor-, pero...
Pero quedaban aún muchas maravillas por realizar en aquel escondido laboratorio y así lo comprendieron todos. El profesor era demasiado importante para arriesgarse a perderlo.
-¿Y si enviáramos a Arsenio?
-¿Arsenio? Sí, podría ser una solución... Pero ¿querrá él colaborar con nosotros?
-Yo me encargaré de sondearle -dijo el cuarto ayudante.
El cuarto ayudante encontró a Arsenio escardando los macizos de margaritas enanas, de las que estaba orgulloso.
-Puede que no sean lo bastante enanas para un científico como usted -dijo Arsenio, pasando el dorso de la mano por su áspera barba gris-. Pero son bonitas. ¿O no?
-Claro. Son preciosas.
-Comprendo que un torpe jardinero no puede aspirar al aplauso de un sabio como el profesor Martín, pero si él se dignara...
-Precisamente el profesor está muy interesado por usted.
-¿De veras?
-Se trata de un experimento...
Arsenio escuchó la explicación con calma. La cosa era fácil. Saldría bien, desde luego. Si los conejos habían vuelto con buena salud (el cuarto ayudante no descendió a dar detalles innecesarios), no había razón para que un jardinero fracasara. El profesor esperaba mucho de aquella colaboración.
-Bien, bien... -dijo Arsenio, quitándose el sombrero de paja para frotarse con un pañuelo su reluciente calva-. Si creen que yo sirvo para eso...
A pesar de todo, el profesor quiso experimentar con dos conejos más. Quería tener la seguridad de que Arsenio iba a ser recuperado vivo, aunque no supieran, por el momento, desde dónde.
El cuarto conejo regresó del siglo XIII (se suponía) con encomiable desenvoltura. Y el quinto, enviado a una época muy lejana, pero absolutamente indeterminada, era el que ahora ramoneaba su pretérito hierbajo tras los cristales de la cámara, como si aquello no tuviera nada de particular.
-¡Bien! -exclamó el profesor Martín frotándose las manos-. No hay duda de que esto funciona. Y ahora... ¡Arsenio!
-Su trabajo se limitará a ver, oír y contárnoslo todo a la vuelta.
-Parece fácil -dijo Arsenio.
El profesor Martín adoptó un tono grave, sin dejar de ser afectuoso.
-Va usted a participar en un prodigio, Arsenio. Espero que conservará su serenidad. Sepa que cuenta con nuestra admiración y nuestro agradecimiento anticipado.
-Gracias, profesor. Estoy dispuesto.
Los preparativos fueron esta vez más prolijos que nunca. Entre enviar al pasado un conejo o un jardinero había una diferencia, que incluso aquellos ocupadísimos hombres de ciencia sabían apreciar. Trabajaban en silencio, con el ánimo oscilante entre el orgullo y el temor. Por fin instalaron a Arsenio en la cámara. Todo estaba a punto. No faltaba más que accionar la palanca.
-Bien, Arsenio -dijo el profesor-. Animo y hasta luego.
-Hasta luego, profesor -dijo Arsenio.
Y aquel saludo, en boca de un hombre que se disponía a viajar a través de un puñado de siglos (¿diez?, ¿quince?, ¿veinte?), parecía absolutamente natural.
El primer ayudante tragó saliva, tal vez más trabajosamente que en las ocasiones anteriores, y, con la firmeza de siempre, empezó a bajar lentamente la palanca. Se produjo la bien conocida neblina dorada. Brillantes corpúsculos empezaron a danzar locamente alrededor de Arsenio. Sin perder la sonrisa, el jardinero fue esfumándose poco a poco hasta desaparecer.
-¿Ha dicho si sabía nadar? -preguntó el profesor, que por primera vez parecía anhelante.
-Sabe.
Habían previsto que apareciera en el agua, o en un desierto, o en los hielos de una montaña, o en una ciudad exótica.
-Está perfectamente instruido. Sabrá afrontar cualquier contingencia.
-Y en cinco minutos, ¿qué le puede suceder?
Habían pasado tres y ya la mano del profesor se crispó sobre los conmutadores.
Necesitó hacer un gran esfuerzo para esperar dos minutos más.
En el momento justo, el primer ayudante empuñó la palanca. La neblina, la danza de los corpúsculos y una opacidad que se fue perfilando poco a poco... ¡Arsenio! Allí estaba otra vez.
No había perdido su aire tranquilo, su sonrisa... En la mano traía algo. ¿Un pedazo de pan? Arsenio lo mordió con satisfacción.
-¡Hola! -dijo con la boca llena.
-¡Vamos, sáquenlo, pronto!
Le ayudaron a salir de la máquina y le hicieron sentar en una silla.
-¿Se encuentra bien? ¿Qué ha pasado? Hable.
-Ha sido estupendo -dijo el jardinero.
-¿Dónde ha ido a parar? Vamos, cuéntelo todo.
-Pues verá...
Arsenio hizo una pausa, sonriente; parecía disfrutar de la expectación.
-¿Lo ha mirado todo bien? ¿Se ha fijado en los detalles?
-Creo que sí. De pronto me he encontrado en el campo. No era éste, desde luego. Un campo distinto, con otra vegetación, otro color, seguramente lejos de aquí. Y había gente...
-¿Llevaban armaduras, golas, redingote?...

-Iban vestidos... bueno, con vestidos antiguos, como los que se ven en los cuadros, pero era gente corriente y tranquila. Me han hablado, pero no los he entendido. Seguramente hablaban inglés, puede que fuera catalán, no sé... Habían ido al campo a merendar. Algunos me miraban, seguramente por mi traje que les ha debido de resultar chocante, y uno de ellos me ha dado esto. Está rico -Arsenio masticaba con la mirada perdida en un paisaje lejanísimo-. Me he acordado de usted, profesor. Me dijo que iba a participar en un prodigio. ¿Se refería a eso? Porque allí estaban unos miles de personas merendando, y toda la comida ha salido de una cesta donde apenas había cinco panes y dos peces...